Mi bebé no se ríe: ¿le pasa algo?

bebe riéndose

La risa de un bebé es algo que hace feliz a todos. Es normal que un bebito sonría al ver a sus padres o a algún familiar con el que tenga una relación cercana, cuando le enseñen su juguete favorito o al ver algún programa divertido en la tele.

Existen muchas aproximaciones acerca de cuándo un bebé comienza a virarse, a subir la cabecita, a gatear, a hablar o a reír. Sin embargo, son justamente eso, aproximaciones dadas por el tiempo estimado de desarrollo de algunos bebés. En general, cada niño es único y tiende a evolucionar a su propio ritmo. Por eso no debes preocuparte si tu bebé demora más que otros en reír.

 

Los bebés son todos diferentes

Debes saber que no todas las risas en los nenes son iguales. Por ejemplo, cuando es muy pequeño y estás amamantándolo tu bebé tiende a esbozar una sonrisa que responde a la satisfacción por la alimentación que recibe. No es hasta tiempo después (algunos expertos señalan que alrededor de los dos meses) que los bebés comienzan a utilizar la llamada sonrisa social que no es más que aquella que hacen cuando ven a mamá o papá o a algún otro rostro familiar.

Esta sonrisa social evoluciona hasta convertirse en las carcajadas que tanto amamos, pero es algo gradual que varía de un bebé a otro. Si te preocupa este aspecto puedes prestar atención a las reacciones de tu bebé, cómo responde a los estímulos, si sigue con la vista los movimientos o presta atención a los sonidos. Estos factores pueden indicarte si existe algún problema.

Recuerda que siempre puedes consultar a tu pediatra en caso de preocupación.

La estimulación es importante para tu bebé. Intenta que tenga juguetes coloridos que llamen su atención, cántale y míralo  a los ojos cuando le hablas, y tendrás a un nenito que crece feliz.